miércoles, 6 de junio de 2012

Viajando por el interior


Los días vienen y van, dejando una  sensación amarga en los días pasados….
Preguntarme el ¿por qué? De las razones… ya no me sirve… No me sirve  pensar en las  nuevas cosas importantes  de mi vida, porque cada día que pasa, pierde el valor de las cuales estoy dispuesto a luchar.
Sin permiso alguno, la invasión de esta incomprensión invade en mi mente y cuerpo .Y es cuando veo la oportunidad de cerrarme para no hacerme daño a mi mismo, arrastrándome a mi sólo, sin la ayuda de nadie, porque a todos, incluido yo, nos gusta ser egoístas y estar en nuestro propio mundo, pensando en nosotros mismos  e ignorar a todo lo demás, e  incluso a la persona más importante para nosotros, sin darnos cuenta a veces. Debido a ello, veo una pérdida de tiempo contar mis problemas, y cuando hay interés sincero, es una pena ya que es demasiado tarde para abrirme, sea la persona que sea.
Las razones por las que sigo aún de pie son antiguas, mas sé bien que las nuevas pronto desaparecerán como polvo sin dejar rastro alguno, dejándome marcado  y dejando un vacío para mi vida. He aprendido siempre a luchar e incluso cuando las fuerzas me abandonan, pero sé  perfectamente que nunca se gana sin perder algo, o se pierde sin ganar algo. No obstante en este caso, no está en mis manos o quizá sí, pero  si pierdo esta vez, no será por mí, sino porque el destino lo quiere así, porque yo… estoy dando lo mejor de mí.
En cuanto la perdida de está o estás cosas, no me afectara tanto, porque con el dolor, aprendes aguantar los palos duros que te ofrece esta vida, de las cuales ya he recibido bastante.
Sin embargo… las guardare como las cosas más bonitas que me ha pasado, aunque eso implique hacerme daño.
No me olvidare nunca de esas razones antiguas, porque son  esas razones las que me hacen luchar, a pesar de que nuevas me decepcionen.