viernes, 18 de diciembre de 2015

Solo soy humano

Otro día despierto sin ganas, sin poder decirte todas aquellas cosas que no parecían importantes. Comprendo que llego tu tiempo para descansar en un lugar donde no hay maldad y donde sólo tienes paz, pero me siento solo y no sé lo que me está pasando al recordarte ahora que no estas. Fueron bellos y malos  momentos que vivimos juntos, que guardare por siempre, al igual que el dolor que tengo presente en mi piel. No puedo devolverte el tiempo para verte de nuevo y despedirme dándote un abrazo, así que me paro en el borde del abismo para observar la vida pasar, tan infeliz que estos días negros atormentan mi sueño y me hacen despertar con la almohada empapada de lágrimas, y con una gran cicatriz en el corazón.
Estoy cansado de intentar levantarme cuando caigo, ya no puedo fingir una sonrisa más cuando solo estoy destrozado. Me estoy perdiendo a mí mismo, y no me importa destrozarme la vida en frente de mí, es el único anestésico que no me hace sentir nada. Nunca pensé que dolería tanto, ahora sólo tengo ganas de morir.