sábado, 1 de junio de 2013

Daga...



A veces puedes experimentar en como algo o alguien, o simplemente una experiencia  en el que es tan afilada como daga, se te clava en el pecho poco a poco, y  vas comenzando sentir dicha presión. Después  más intenso en el que reflejan tus lágrimas y a veces los gritos pueden ser internos.
Sientes algo más grande en pecho que te deja sin  respiración, y quizá te das cuenta que el final de la daga está llegando. Aun no llega el final de la daga, pero… llega con un golpe más fuerte que hace caerte de rodillas al suelo.
Te sientes aturdido y atontado, sin decir  y hacer nada, y te das cuenta que has parado de llorar porque tus lagrimas están secas y piensas que ha acabado…  dejas transcurrir el tiempo  y no piensas nada; pero lo que no piensas…  es que… dolerá aun mas cuando te quiten la daga. El vacio  y la soledad se apoderan…