miércoles, 21 de julio de 2010

El odio. Vol.1


____________________________________________________________________

Estas en mi puerta… pero no sé si dejarte entrar.
Siempre estás ahí cuando necesito apoyo y me intentas ayudar…
pero evito alejarme de tu lado.
Eres algo malo que me intenta ayudar,
y yo tan estúpido de no dejarte intentar.
Tú y yo…, desgraciadamente nos conocimos en el pasado,
fuiste el que me consolaba…
pero no puedo negar en darte las gracias…
estuviste a mi lado sin dejarme un segundo solo.
Esos momentos en que no te conocí,
llenaste mi corazón con odio.
Eres un sentimiento tan limpio…
que no haces tanto daño como el amor,
y gracias a ti aprendí a no sufrir.
Tu nombre se llama y se denomina ‘’odio’’
y estas esperando por mi,
esperando a que te deje entrar en mi casa,
para poder llenarme de ti.
Me demostrarte lealtad cuando te conocí.
Me mostraste la sinceridad de los sentimientos y
lo que sabes de este mundo sin ocultarme nada.
Aprendí a ser precavido junto a ti y realista.
Y la más importante, de que cuando te fallan las personas,
me das fuerza…
Sabes bien que hubo en mi corazón odio, pero para la gente no.
Aún así no te importó convivir conmigo.
Sigues ahí, aún sentada esperando a que te abra la puerta…
no te importa el tiempo…
Y me dices: mírate… yo sigo aquí esperando.
Y yo digo: fuiste algo que me dabas fuerza…,
espera un poco más… porque habrá una razón
por la espera.