miércoles, 8 de febrero de 2017

Origen de la destrucción

Hoy es el día que aprendí a volver a sobrellevar las cosas, pero también es el día de haber contemplado el poder de la destrucción. A pesar del daño interno causado por las inferencias, es difícil tener la responsabilidad sobre querer destruir algo de manera corta, eficiente y rápida. Pero no quiero hablar de ello.
No obstante estaba tirado como tal cual trapo sucio, logrando ver como aquel ángel de la guarda me observaba mientras que me pisoteaban. De repente vi el origen de tal cual acto tan puro paso a ser oscuridad, despertando un demonio de dicho ángel y entregándome su poder.
Lo rechace, puesto que la sangre derramada no se soluciona con más sangre; no es el estilo de una persona cuerda.
Pero dicho acto jamás lo olvidare. Sin embargo, no quiero volverlo a ver hasta que dicho trapo no quede nada más de él. Sera entonces cuando ya nadie controlé ese poder y actué de forma deliberada, arrasando sin importarle las consecuencias y dejándose llevar por el odio.