martes, 28 de enero de 2014

"Corazón y Tiempo ó Tiempo y Corazón"

Hoy es un día más con el corazón en la mano, en los que observo cada detalle de mis errores antaño. La observación es ilícita por mis ojos, por lo que no me queda más  remedio que tocar y sentir el dolor punzante, causado por el contacto de las yemas mis dedos. Siento la sangre fría en la palma de mi mano, derramada por los cristales incrustados que forman ya parte de él.
Sé que no puedo quitarlos porque el pulso débil de mi corazón, haría entrar en un paro cardíaco. Por consiguiente… entiendo cada día mejor lo que dicen: “El tiempo cura las heridas”  más yo digo que el tiempo hace acostúmbrate al dolor en tu día a día, hasta que un día por fin logras levantar la cabeza y comprendes el significado de que los cristales estarán allí para siempre causándote dolor, pero tú eres dueño o dueña de tu destino,  y será el momento de que tu corazón deje de llorar sangre,  y al fin te quitaras las vendas de los ojos y lograras ver mil y una razones para volver a ser feliz, haciendo de un recuerdo el dolor.